Seguidores

martes, 29 de diciembre de 2009

QUE OTRA COSA


Que otra cosa puedo hacer,
Si no, contar mis secretos
Una y otra vez, dejar
Lo que fuera un testamento
En la vida siempre hay días
Hay noches y hay momentos
De muy cortas alegrías
Pero muy largos lamentos
Solo pido, que si detrás de mi caminas
Que con suave tocar en mis hombros
Dirijas mis pasos hacia tu guarida
Donde pueda estar contigo,
Sentada a tus pies, Escuchar tu voz
Y de pronto, quedarme dormida
No te pido que me lleves
Sin mi tiempo haber cumplido
Solo firme decisión,
Con más fuerza y más vigor
Subir siempre el escalón
Que se cruce en camino
Disfrutar de los regalos
Que nos brindas cada día
Poder ver, poder sentir,
Un amanecer que brilla
Centellear las estrellas
Y una luna que sonría
Con tu reflejo en el agua
De los ríos y bahías
Contemplar tu dulce rostro
Y mirarte complacida
Dejando que pase el tiempo
Mientras tus ojos me miran
Tú, eres mi dulce amado,
Tú, el de toda la vida
Ahora empiezo a dejar
De mi locura las líneas
Puedes en cada renglón,
Sentir latido, emoción
Del alma que por Ti, vive,
Y solo por Ti, respira
Cada vez me importa menos,
De que todos ya lo sepan
Que te espero, cada noche
Cada día y cada hora,
Está, mi antorcha encendida
Iluminando el sendero
Muy alerta entre las sombras
A mi amado yo, lo espero.
Ambar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios se agradecen de corazón.
Ambar