Seguidores

jueves, 25 de junio de 2009

DE SUAVE TERCIOPELO



De suave terciopelo y sol radiante
Del jardín de lo abstracto, marco dorado
Padre amado que esperas
Ramilletes de lirios para mi has cortado
Los guardo en mi memoria
Y en papel pintados, con color púrpura suave
Y hermoso rayo dorado.

Dulce perfume impregna mi lecho adormecido
Estaré yo soñando? No, es cierto que has venido
Y te vi caminar, tu cuerpo bien erguido
Con tu corazón joven, aquel verde camino
Sueño? No, realidad para mi ha sido
La gran PAZ que dejaste en mi corazón dormido
Guardar sol, terciopelo y el perfume del lirio
Es cual la vida y muerte, profundidad de abismos

Y yo sé que viniste, aunque algunos lo nieguen
No importa que no crean, para mí, tu existes
Mi corazón de niña guarda aquella memoria
Y yo te sigo viendo, como en espejos
De una radiante y clara aurora.
Recuerdo yo aquel día en que sin un adiós te fuiste
Fue confusión completa te llame y no me oíste
Entraban y salían como sombras oscuras

Ya nadie me miraba, lloraban y gemían
En total ignorancia no comprenden, no saben
Que tu misión aquí, estaba ya cumplida
Con inocente enfado, mi mente preguntaba
Buscaba en sus miradas pero no te veía
Dejabas un lugar de penas y alegrías
Volabas a un jardín de bello colorido,
Mis lirios recogías.

Ambar

3 comentarios:

  1. Muy bonita y muy sentida, yo senti lo mismo cuando murio mi padre.
    gracias.
    Ya tienes contador de visitas.

    ResponderEliminar
  2. Si, cuando se van se siente por que es un duro golpe pero si eres niño es peor.Gracias maestro.

    ResponderEliminar
  3. Què profundo! Y que bellos versos!
    Muy sentido, hasta las làgrimas!
    Bambuey

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios se agradecen de corazón.
Ambar