Seguidores

lunes, 30 de julio de 2018

MIENTRAS SE ME PERMITA

Seguiré hilando sueños e ilusiones
En la pequeña isla
Del tiempo que me queda.
Jugaré con mis nietos
En el jardín de mi vida
Mientras todo eso se me permita.
Remontaré mi vuelo
Hasta las nubes blancas
Como lo hace el fénix,
De las cenizas gastadas,
Ascenderé con el viento
Me envolverá el arco iris
Y me sentaré en las ramas
Como el águila dorada.
Y pasarán los siglos uno a uno,
Las lunas, los soles y nevadas
Reposaré en calma, muy tranquila,
Sin miedos y sin ansias
Descanso muy merecido
Por esas idas y venidas
Que me han roto la entraña,
El corazón y el alma.
Tejeré un tapiz con jazmín
De flores perfumadas,
Lo adornaré con rubíes,
Diamantes y esmeraldas
Será el lecho de mi apacible estancia
Cuando vuelva con fuerzas renovadas.
Una vez más
Otro viaje en el tiempo,
Danzaré con las olas
Me recostaré en las rocas
Y pisaré este suelo.
Siento estar tan callada y recluida todo este tiempo, la pequeña mejoría me llenó de alegría, pero mis fuerzas flaquean y me encuentro muy flojucha.
Me encuentro cansada, porque parte del cáncer está activo, es el que más molestias me produce.
Os agradezco vuestro sentimiento en letras de apoyo y cariño, y seguiré adelante, entre vosotros, positiva como siempre.
Un gran abrazo.

martes, 12 de junio de 2018

POR SIEMPRE ROSAS

Que las rosas dejen color y perfume en nuestras vidas.
La pureza de la honestidad está tan abandonada, como esta solitaria rosa bajo los aguaceros de los tiempos.
Mi amiga Loli, publicó unas letras en su blog que a mí me hicieron llorar, recordaba a esos baturros bien templados que, en sus luchas diarias, no paraban de pelear.
Pero las guerras son odio aunque sea por defensa, generan sentimientos encontrados llenos de sangre y de barro, por los que se arrastra el alma y su paz no da hallado.
Hoy, gracias a tí, mi querida Loli, saco mis emociones a pasear en mi espacio.
Lo que escribo a continuación, me lo ha inspirado lo que tú en ese día has publicado.
A nuestra amiga se la puede visitar en este enlace.


Añoranza de mi tierra
Como buena aragonesa siento
La pena araña mi entraña
Y no se la lleva el viento.
Esos sitios y esas puertas
Por donde entrar y salir
A esta mi ciudad querida
Pero yo, no estoy aquí.
Qué tristeza en la lejanía
Los recuerdos me producen
El Pilar, Ebro y la jota
A mi corazón seducen.
 
Quiero volver a ese hogar
Andar las plazas y calles
Respirar en la ribera
Y cruzar los arrabales.
 
El tiempo pasa en un vuelo
Y a ti no puedo llegar
Llegaré en sueño y deseo
Hasta entrar en el Pilar.
 
Y cuando eso consiga
Con  tus flores y gladiolos
Disfrutaré de la paz
Que tanto anhelo y añoro.